El 10% de la contaminación por ozono en Navarra procede de emisiones locales.

El Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente ha presentado los resultados de un estudio encargado sobre la calidad del aire en Navarra y, en concreto, sobre la contaminación del ozono. La principal conclusión es que la contribución de las emisiones locales es relativamente baja y no supera el 10% de la contaminación total de ozono, mientras que el 90% restante se debe al nivel de fondo regional en que nos situamos y a emisiones procedentes del exterior de  la Comunidad Foral.

El ozono es un contaminante secundario formado cuando los óxidos de nitrógeno y los compuestos orgánicos volátiles, denominados colectivamente precursores de ozono, reaccionan en presencia de luz solar. Por esta razón los episodios de mayores concentraciones de ozono ocurren en verano, en épocas de intensa radiación solar y elevadas temperaturas. Las principales actividades emisoras de precursores son el tráfico y las actividades industriales, y en general cualquier actividad de combustión de combustibles fósiles. En general, las concentraciones de ozono en un punto de la superficie responden en cada momento al balance entre diferentes procesos de aporte y eliminación o destrucción.

La concentración elevada de ozono provoca efectos adversos en la salud humana, ya que produce, entre otros, problemas respiratorios y cardiovasculares, asma y reducción de la función pulmonar. También provoca daños en la vegetación disminuyendo su resistencia a enfermedades y plagas. De ahí la importancia del seguimiento de las concentraciones de ozono, cuya medición se realiza con el concepto de “valor objetivo”, definido como el “nivel a alcanzarse en la medida de lo posible para evitar prevenir o reducir sus efectos nocivos”.

El estudio plantea: reducir la emisión asociada al tráfico rodado en grandes aglomeraciones urbanas y nudos de transporte, con especial interés en la Comarca de Pamplona, así como la confluencia con La Rioja y vías de comunicación con la Comunidad Autónoma Vasca (AP15- A68-AP68); reducir la emisión de COVNM (Compuestos orgánicos volátiles no metánicos), compuestos cuyas emisiones muestran un repunte durante los últimos ejercicios; reducir la emisión de precursores asociada a la industria ubicada al sur de la región, y fundamentalmente al óxido de nitrógeno en el área entre Funes y Tudela, en el límite entre Navarra y La Rioja, donde se concentran actividades industriales y de generación energética.

La consejera Itziar Gómez ha añadido que “de la misma manera, vamos a iniciar la redacción de un Plan de Mejora de la Calidad del Aire en Navarra con el fin de optimizar los recursos que podamos implementar para minimizar esta contaminación y sus perjudiciales consecuencias para las personas y el medio ambiente, teniendo en consideración que las medidas de reducción de emisiones para mejorar la calidad del aire tienen en gran medida el efecto de reducción de emisiones de gases de efecto Invernadero, pilar fundamental en la lucha frente al Cambio Climático ”.

Ref. Artículo Navarra.es

Contacte con Calidad de Aire:
Madrid: (34) ‭910 882 215
Valladolid: (34) ‭983 441 611
Galicia: (34) ‭986 493 377

O en nuestra página de contacto.

Noticias